lunes, 2 de marzo de 2015

Bizcocho especiado de mandarina


Que frío!!! que viento!!!! que de agua por todos los lados!!! y yo soy como Bob Esponja, lo pillo toooo y estoy resfriado medio año. Yo y mi pañuelo somos amigos inseparables, así que no paro de tomar vitamina C y naranjas y mandarinas durante prácticamente todo el año. Tomo mandarinas a todas y horas y de todas las maneras.


Ya hace un par de años que hago este rico bizcocho basado en una receta de Gastronomía y Cia, aunque el de ellos es de limón y después de varios intentos modifiqué la cantidad de azúcar y harina y además le añadí alguna especia, creo que queda muy muy bien, por lo menos en mi casa me lo piden cada dos semanas. El zumo de mandarina lo podéis hacer vosotros mismos, si no el Mercadona en su zona de refrigerados tiene uno natural muy bueno.


También he probado a prepararlo sustituyendo el zumo y la ralladura por naranja, pero sinceramente la mandarina le da un toque mucho más fresco e interesante, perfecto para tomar para desayunar y empezar el día con  buen pie.


- INGREDIENTES:

   3 huevos
   250 gr de harina
   200 gr de azúcar
   220 de mantequilla
   La piel de dos mandarinas
   5 cucharadas de zumo de mandarina
   80 gr de leche
   180 ml de nata
   8 gr de levadura en polvo
   Una cucharilla de extracto de vainilla
   3 vainas de cardamomo
   1/2 cucharilla de canela
   1/2 cucharilla de nuez moscada
   1 Pizca de sal
   Azúcar glass para decorar

- ELABORACIÓN: 

Encendemos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

En un mortero machacamos las semillas de cardamomo y la machacamos con un poco de sal, mezclamos con la canela y la nuez moscada y reservamos. Rallamos la piel de las mandarinas.

Batimos con las varillas los huevos con el azúcar hasta que duplique su volumen (aproximadamente 3 minutos). Añadimos después la mantequilla en pomada, pero no líquida y seguimos batiendo.

Incorpora el zumo y la ralladura de las mandarinas y mezcla bien. Añadimos entonces la leche, la nata y la vainilla líquida sin parar de batir con las varillas.

Mezclamos la harina, con la levadura y la mezcla de especias. Tamizamos.

Vamos añadiendo poco a poco la mezcla de harina con una cuchara y con cuidado para que no pierda el volumen ganado. Añadimos una pizca de sal.

Vertemos la mezcla en un molde para horno previamente engrasado y metemos en el horno ya caliente.

Dejamos unos 40-50 minutos, hasta que veamos que está bien dorado o al meter un palillo salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar al menos diez minutos antes de desmoldar. Espolvoreamos con azúcar glass y pasamos a un plato limpio.

- MARIDAJE:

Un buen café a la hora del desayuno o una copa de cava después de comer son perfectos compañeros de viaje.

- COSTE: barato.
- DIFICULTAD: fácil.
- TIEMPO: 60 minutos. 
- CALÓRICO: los postres son los postres....